Bog-Delaet.com
“Aborreced el mal, y amad el bien, y restableced la justicia en la puerta.”
(Amós 5:15 )
“Sabemos que Dios no escucha a los pecadores, pero al que honra a Dios y hace Su voluntad, a este escucha.”
(Juan 9:31)
Testimonios

DIOS CURÓ A UNA MUJER PARALÍTICA


Recibimos la carta siguiente en nuestro sitio web, solicitando una oración:

"¡¡¡La Paz esté con vosotros, queridos hermanos y hermanas en el Señor Jesús Cristo!!! Tengo una gran petición. Por favor, se unen con nosotros en la oración por nuestra hermana Lena. Ella está sufriendo inmensamente. Quedó totalmente debilitada y desde hace cuatro años, ella tan solo aguanta acostarse en una sola posición, de costado. No hay nadie cercano a ella (ella vive en una urbanización solitaria y desierta en América). A la vez que pierde sus fuerzas físicas, también se debilitan su fe y su esperanza. Por favor, oren juntos con nosotros. Pedimos por su curación y la recuperación de su salud, para la Gloria del Señor en el nombre de Jesús Cristo el Señor y Salvador. Benditos sean ustedes.
H. Svetlana, Canadá"

Después de nuestras oraciones del Domingo Svetlana escribió:

"¡Gracias!
¡Queridos, preciados hermanos y hermanas en nuestro Señor Jesús Cristo!
¡¡¡La Paz esté con vosotros!!!
Quiero compartir mi alegría con ustedes y dar mi gratitud a Dios y a ustedes, por las oraciones que Dios responde. Durante cinco años, Elena, mi hermana en el Señor, sufrió de una enfermedad grave y, desde el punto de vista de las posibilidades humanas, incurable. Los médicos no sabían establecer un diagnóstico exacto de esta enfermedad. Su estado de salud era fuera de control: el sistema nervioso y la alergia, así como el sistema inmunológico. El organismo dejó de funcionar, lo que llevó a consecuencias terribles. Lenochka había escrito a su sitio web y pedido orar por su curación, y Dios escuchó vuestras y nuestras oraciones. Hoy, ¡¡¡Lena está COMPLETAMENTE CURADA!!! ¡Que el Dios Celestial – Creador sea glorificado a través de este milagro. ¡¡¡Él es el Dios Vivo que ama a los hombres y GRANDE EN MISERICORDIA!!! ¡¡¡A Él sea gloria y honor!!!
Svetlana"

Llenos de alegría sobre este milagro de Dios, le respondimos:

"¡La Paz esté con vosotras, hermanas Svetlana y Lena!
Nos alegra que nos mandaron noticias de la curación de nuestra hermana Lena. ¡La gloria a Dios por este milagro y que al mismo tiempo, justo a través de las oraciones del Domingo de la Iglesia de Kovel, Dios curó a una niña que vive en Ucrania de la obstrucción intestinal, y a un joven de la descomposición de las encías y del ojo. Al mismo tiempo, una mujer que vive en los Estados Unidos nos contó de su curación a través de las oraciones del Domingo de la Iglesia de Kovel. Fue curada de una enfermedad insólita: Su sangre se perdió a algún lugar y ella necesitaba transfusiones de sangre continuas. Ahora, los médicos están asombrados por la mejoría y que la cantidad de sangre en su organismo ya no disminuye …"

¡Sea gloria eterna a nuestro Gran Dios Padre y al Hijo y al Espíritu Santo por todo! Amén.

Volver a la lista »

El propósito de nuestra predicación es que tanto los cercanos, como los distantes conozcan el Camino de Dios – El Camino de Paz de Amor.

más »

La historia de la Iglesia de Kovel fundada en 1924, es narrada por Vasily Makarus, que es el ministro de nuestra iglesia. A la edad de dieciséis años, estuvo enfermo de muerte, pero Dios lo curó, devolviéndole la vida. Por eso él no se ha casado, se ha dedicado a Dios.

más »

Todos los domingos, durante más de cincuenta años, la Iglesia de Kovel ayuna y ora a Dios por todo el mundo y hoy en día continuamos haciéndolo. Hasta las 18 horas no comemos, ni bebemos nada, y entre las 14 y las 16 horas* en especial oramos intensamente muchas veces. Oramos por todos los pueblos, naciones y lenguas, sus presidentes, reyes y gobernantes, para que la gracia de Dios ayude en todas las obras que se hacen en la Tierra.
* Determina la hora de orar mediante el reloj que se encuentra en la esquina en la parte de arriba al lado derecho de nuestra página web. Este reloj indica la hora en la que oramos.

más »